Parador de Zamora

PARADORES >CASTILLA Y LEÓN > ...


Parador de Zamora
Zamora

Plaza de Viriato, 5
49001 Zamora

Reservas

De la Muy Noble y Muy Leal ciudad de Zamora (así titulada a perpetuidad por Enrique IV), no hay que perderse la Catedral, las iglesias de San Cipriano y de Santiago de los Caballeros, el Puente de Hierro sobre el Duero y el Palacio del Conde de Alba de Liste o, lo que es lo mismo, el parador. En éste es posible dormir en una habitación como la 112, de la que afirmó el muy viajado escritor británico Somerset Maugham que era la más hermosa de cuantas había disfrutado en su vida.

Sin duda, el parador de Zamora entra en esa categoría de hoteles extraordinarios, donde de alguna forma el huésped se siente parte de la Historia con mayúsculas. Basta pensar que los cimientos del edificio se corresponden con los de un alcazaba musulmana que, después, servirían para que el primer Conde de Alba de Aliste, tío del rey don Fernando II de Aragón y V de Castilla, construyese un primer palacio en 1459. Más tarde, en tiempos de los Reyes Católicos, sería transformado en la joya del Renacimiento que nos ha llegado más o menos intacta hasta nuestros días. Se sabe que aquí se alojaron Isabel y Fernando, los primeros de otros muchos monarcas, incluido Felipe III.

Desde siempre ha pasado por ser uno de los edificios más emblemáticos de la ciudad. Ya en la Vista de Zamora , del ilustre Antón Van den Wyngaerden, en 1570, merece el título de uno de los mejores y más elegantes monumentos zamoranos. Desde su rehabilitación como hotel en 1968 ha experimentado varios reformas, incluso una ampliación que se funde a la perfección con la antigua fábrica. La decoración, sin embargo, apenas ha cambiado en estilo. Abundan las armaduras, los tapices de la Real Fábrica y un aire palaciego.

Algunas de sus habitaciones, como las 110 o la 111, nos trasladan a una novela de época. Las demás, en un tono más discreto, mantienen el mismo espíritu. Todas ellas cuentan con cuartos de baño de mármol. Y entre las pocas concesiones a la modernidad se agradece, sobre todo en verano, una magnífica piscina con vistas al Duero, además de una sauna y un gimnasio.

Sólo hay que salir del parador para encontrarse con otras maravillas, como la iglesia de San Cipriano, donde se celebran conciertos de música clásica, el Palacio del Cordón, que los arquitectos Tuñón y Mansilla transformaron en uno de los museos provinciales más modernos y hermosos de nuestro entorno, o el Ayuntamiento viejo mandado edificar por los mismos Reyes Católicos.

Reservas

DATOS ÚTILES
HABITACIONES: 41 dobles, cinco con cama de matrimonio y seis con salón.
SERVICIOS: Restaurante y bar, salón de conferencias, piscina de temporada, tienda...
PRECIO: Desde 60 euros | TIPO DE HOTEL: Palacio | LOCALIZACIÓN: Ciudad
PARADORES.COM.ES | 2010 | LSSI