Parador de Úbeda

PARADORES >ANDALUCÍA > ...


Parador de Úbeda
Úbeda

Plaza de Vázquez Molina, s/n
23400 Úbeda (Jaén)

Reservas

Hay pueblos que tienen fama de placenteros, cultos y amantes del buen vivir. Y Úbeda es uno de ellos. Cuenta la leyenda que en plena Reconquista, cuando el rey Fernando III estaba a punto de tomar la ciudad, uno de sus caballeros se fue del campamento a retozar con una guapa mora ubetense, entre los olivos. El rey le echó en falta en el momento del asalto y más tarde le pidió cuentas por no haber estado en sus filas. El caballero respondió: «Por aquellos cerros de Úbeda». Y así quedó la cosa... y el refrán. Incluso se cree que era el mismísimo Cid Campeador, guerrero austero y poco dado a los amoríos, el que perdió la cabeza por los favores de una de las bailarinas de la tierra, que tenían fama de seductoras.

Algo queda de todo esto en una población que tiene la belleza como tarjeta de visita. Su parador guarda mucho de ese ambiente placentero, aún siendo uno de los más antiguos de la península y uno de los más elegantes y sobrios. Para su creación, allá por los años 30, se escogió un maravilloso palacio renacentista del siglo XVI. Todavía podemos ver aquellas tarifas, cuando un baño eran tres pesetas, dos el garaje y 35 la pensión completa.

Dicen que el palacio del Condestable Dávalos está, además, en la plaza más bella de España. Se ubica junto a un panteón: nada menos que la capilla del Salvador, obra cumbre del Renacimiento andaluz, del genial Vandelvira. Y en torno a este parador, otros centenares de palacios, palacetes, iglesias, edificios civiles y hasta cárceles de época, todo en estilo árabe, gótico o renacentista. Es éste un parador urbano, sin jardines, ni instalaciones complementarias, pero es perfecto como centro de operaciones por su céntrica situación. Por la noche, se puede caminar entre los edificios bien iluminados o asomarse sobre la muralla de la ciudad hacia el río. Uno tiene la sensación de estar en pleno Renacimiento, cuando el ministro de Carlos I, don Francisco de los Cobos, oriundo de Úbeda, mandó hacer estos edificios para mayor gloria propia.

Impresionan sus escaleras y la altura de sus techos. Si se puede, hay que pedir alguna de las seis habitaciones que dan a la plaza, o mejor aún, la suite Ducal, en la esquina, con una decoración casi de época, pero con jacuzzi, chimenea y todas las comodidades. El resto de las habitaciones pueden resultar un tanto sobrias, pero el escenario lo hace obligatorio. Incluso los muebles parecen piezas de aquellos días en los que el deán Ortega, primer inquilino del palacio, corría por sus salas. En verano, cuando el sol cae de plano sobre la ciudad, se aprecia mejor que nunca lo bien pensados que estaban estos palacios para convertirse en frescos refugios.

Reservas

DATOS ÚTILES
HABITACIONES: 22 dobles, 13 con cama de matrimonio.
SERVICIOS: Aire acondicionado, antena parabólica, calefacción, bar...
PRECIO: Desde 60 euros | TIPO DE HOTEL: Palacio | LOCALIZACIÓN: Ciudad
PARADORES.COM.ES | 2010 | LSSI