Parador de Sigüenza

PARADORES >CASTILLA-LA MANCHA > ...


Parador de Sigüenza
Sigüenza

Plaza del Castillo, s/n
19250 Sigüenza (Guadalajara)

Reservas

Al parador de Sigüenza nunca le ha hecho falta mucha publicidad. Pocos sitios pueden presumir de haber tenido a Marlon Brando haciendo de Colón en el cine. Y a Imanol Uribe, con Los días contados . Un lugar perfecto para alojarnos. Un edificio, espectacular y lleno de historia. Cerca de Madrid, con un pueblo precioso y unos alrededores que esconden rincones llenos de magia y de belleza natural. En fin, que es uno de esos paradores casi perfectos.

También estamos ante un buen ejemplo de recuperación de un edificio histórico. Porque el antiguo castillo-palacio de origen romano y después musulmán -en el que vivieron durante siglos los obispos de la zona, nobles y reyes- era una ruina cuando Paradores decidió reconstruirlo con minuciosidad y con aires un poco escenográficos. Aquí vivió Doña Blanca, la repudiada esposa de Pedro I el Cruel, secuestrada en una de sus torres. También durmieron los Reyes Católicos y el Cardenal Cisneros, y siglos más tarde Fernando VII. Los personajes célebres parece que gustan de murallas y almenas, porque entre las celebridades que aparecen en el libro de clientes están José Luis Sanpedro, Camilo José Cela, Imanol Arias, Mingote, Forges y los Reyes de España, ya que un castillo necesita un rey con una cierta frecuencia. Incluso se dice que a Felipe González y a José María Aznar les gusta la misma habitación.

El edificio se integra perfectamente en el resto del pueblo, una de las joyas de la arquitectura castellana que cada fin de semana se llena de visitantes dispuestos a encontrar un buen restaurante y hacer turismo en su plaza castellana, tan típica con sus soportales y presidida por la catedral gótica. Aquí nos encontraremos con el sepulcro del Doncel, Don Martín Vázquez de Arce, quien encontró la muerte a las puertas de Granada, y el descanso en el frío mármol de la Catedral de Sigüenza.

A la hora de entrar, uno espera sentir la presencia de Fray Bernardo, que es el fantasma oficial del castillo. Los muros son sólidos, la entrada magnífica, con un patio al que se asoma una airosa galería de madera. El interior nos recibe con muros regios de piedra adornados aquí y allá por tapices y blasones, con unas amplísimas chimeneas dimensionadas a la amplitud de los salones y con un mobiliario de aire medieval que sirve también de base para las habitaciones. Las camas con doseles rojizos te hacen sentir como un rey, o como el mismísimo Doncel que lleva siglos recostado en la catedral leyéndose el mismo libro. Esto no son habitaciones, sino más bien aposentos reales de un palacio que conserva espacios de fortaleza. Entre sus gruesos muros de piedra se esconde, sin embargo, un moderno gimnasio. Y es que después de probar su morteruelo molinés o su cabrito asado, hay quien desea quemar unas cuantas calorías.

Reservas

DATOS ÚTILES
HABITACIONES: 62 habitaciones dobles, 14 con cama de matrimonio, cuatro con salón y cinco individuales, cuentan con camas con dosel y terraza, como si fueran los aposentos de un rey.
SERVICIOS: Acceso gratuito a Internet Wifi en todo el parador, restaurante, bar, hilo musical, restaurante, ascensor, jardín.
PRECIO: Desde 60 euros | TIPO DE HOTEL: Castillo | LOCALIZACIÓN: Campo
PARADORES.COM.ES | 2010 | LSSI