Parador de Santillana Gil Blas

PARADORES >CANTABRIA > ...


Parador de Santillana Gil Blas
Santillana Gil Blas

Plaza Ramón Pelayo, 11
39330 Santillana del Mar (Cantabria)

Reservas

Dicen que Santillana es como un cuento de Walt Disney. Todo es tan perfecto que no parece real. Por su calle principal pasean cada día miles de turistas ante los numerosos edificios medievales civiles y religiosos, dispuestos con total pulcritud. Suelo empedrado, ventanas de madera y la obligada tienda de productos locales. Y al final de todo, la colegiata, con su bellísima portada románica. Nada está fuera de lugar. Todo es armonioso y sencillo y sólo nos faltaría encontrarnos con algún hidalgo de las familias de los Manrique o de los Mendoña, que anduvieron por estas tierras dándose leñazos, allá por el siglo XV, con mucho apellido y poco capital.

Este parador recibe el nombre de un tal Gil Blas de Santillana pero que nadie busque en los libros de historia quién era el tal Gil Blas, porque nunca existió más que en la ficción. Era un pícaro, salido de la pluma del autor francés Lesage, que jamás visitó la villa, ni él ni su personaje, y que no sabemos por qué le puso tal nombre ni tal procedencia. Misterios de la literatura, pero aquello no dio muy buena imagen de la ciudad. Ahora los tiempos han cambiado y pocos sitios hay más orgullosos del topónimo que la gente de Santillana.

El parador de Gil Blas mantiene el mismo aire de casona cántabra de los tiempos de gloria, allá por los siglos XVII y XVIII. Con sus arcos, sus columnas, sus enormes sillares, sus balcones volados y su portón adintelado. En realidad es una antigua casa de campo de la familia Barreda-Bracho, que hasta finales del siglo pasado habitaba en ella, con sus salones, sus libros y una buena colección de manuscritos antiguos. También estaba el recuerdo de muchos viajeros que acudían a ver a Don Blas de Barreda, pensando que era el héroe Gil Blas, pero el real no era un pícaro, sino un hombre culto y sensible que reunió en su casa una magnífica biblioteca de incunables y volúmenes raros.

Hoy disfrutamos de este edificio amplio y espacioso, que poco tiene que ver con la casa original, ya que en los años veinte, el conde Güell, el protector de Gaudí, consiguió que se restaurara para que se celebraran actos culturales, representaciones teatrales y otros actos en los que pudieran intervenir sus numerosos amigos intelectuales. Nombres como Unamuno, Pereda, Concha Espina o Pardo Bazán daban prestigio a cualquier reunión. Y el deseo de su promotor se sigue cumpliendo con la creación de la Fundación Santillana, que mantiene una gran actividad cultural y de rehabilitación del Patrimonio.

Estamos en un lugar que no defrauda, con todo el ambiente de un rincón montañés, con muebles tradicionales, vigas vistas de madera en el techo y piedras hidalgas en sus paredes. Escenas costumbristas en las paredes y chimeneas encendidas casi siempre, aunque los fríos son menores de lo que pensamos. Como complemento, amplios sofás en las zonas nobles y todo muy bien distribuido en torno al zaguán. Las habitaciones siguen la tradicional decoración de Paradores con muebles de anticuario, lámparas de forja y camas con dosel estilo español, iluminadas gracias a unos amplios ventanales y balcones que dan al jardín.

Por Santillana ha pasado todo el mundo, desde el General De Gaulle hasta el Emperador de Japón. La habitación reservada a los personajes ilustres, o para quien quiera pagarlo y disfrutarlo, es la llamada Del Emperador , una estancia con suelo de madera, chimenea, mobiliario y cortinajes clásicos. Y, sobre todo, con una vista magnífica desde la terraza que se asoma al jardín.

Cómodo, agradable y sin pretensiones de modernidad, es un lujo alojarse en pleno corazón de Santillana del Mar para descubrir una de las zonas más bonitas de toda la costa Cantábrica, con visita imprescindible a la Neocueva del Altamira.

Reservas

DATOS ÚTILES
HABITACIONES: 14 dobles, nueve con cama de matrimonio, dos individuales y tres con salón.
SERVICIOS: Acceso gratuito a Internet Wifi, aire acondicionado, antena parabólica, cambio de moneda, restaurante...
PRECIO: Desde 60 euros | TIPO DE HOTEL: Regional | LOCALIZACIÓN: Campo
PARADORES.COM.ES | 2010 | LSSI