Parador de Ribadeo

PARADORES >GALICIA > ...


Parador de Ribadeo
Ribadeo

Amador Fernández, 7
27700 Ribadeo (Lugo)

Reservas

En este rincón de la cornisa cantábrica parece que el tiempo se hubiera detenido. Si no fuera por el movimiento de las mareas que se percibe en la ría del Eo podría pensarse que se hubieran parado los relojes. No lo han hecho: Ribadeo ha terminado subiéndose al siglo XXI, pero no deja de ser un buen lugar para perderse o quizás, mejor aún, para encontrar nuestro verdadero yo, lejos de innecesarias contaminaciones. Sobre todo si se escoge como alojamiento su parador. El edificio se encuentra en Galicia, pero la mirada la tiene puesta en Asturias, de la que sólo la separa una lengua movediza de agua y un puente que lleva el nombre de Todos los Santos.

Fue construido en 1958 y desde entonces ha sido reformado en varias ocasiones hasta convertirse en el privilegiado mirador que se puede disfrutar hoy en día. Tienes tantas ventanas que sus paredes parecen desvanecerse en el paisaje marinero circundante. En realidad su presencia no puede ser más discreta, con ese aire de casona gallega que se funde con el tejido urbano y casi toca el agua. Un ambiente que se traslada al interior del edificio donde el huésped no tarda en convertir esos espacios casi íntimos, recubiertos de madera, en su nuevo hogar.

Al parador de Ribadeo no se debe venir por una sola noche. Hay que dar tiempo para acostumbrarse a su ritmo, para ir descubriendo Castropol, a lo lejos, esa villa asturiana que en ciertos momentos parece una alucinación, y en otros se convierte en un elemento más del insólito escenario en el que se vive. Para luego conocer esa desconocida capital de la Marina lucense, donde iglesias del siglo XII, como la de Santa María del Campo, nos recuerdan un pasado glorioso. Hay torres medievales. Y ahí está la Torre de los Moreno pero también palacios como el del de Marqués de Sargadelos, actualmente sede del Ayuntamiento. Si alzamos la mirada al Cantábrico nos encontramos con sorpresas como la Isla Pancha que parece saludarnos con el guiño de su faro, pequeñita y valiente ante un mar que la destroza lenta y furiosamente.

Al final de cada día nos esperan unas habitaciones con un cierto aire antiguo, cálido y acogedor, donde las cortinas no sólo cubren las ventanas, sino que se transforman en inusitados testeros. Estas estancias no quieren parecerse a esos espacios modernos, asépticos y casi siempre impersonales, a los que nos tienen acostumbrados tantos otros hoteles de hoy en día. Pero no por ello se echan en faltan esos servicios sin los que ya no parece que podamos pasar ni un sólo momento.

Reservas

DATOS ÚTILES
HABITACIONES: 36 dobles, cuatro con cama de matrimonio, una con salón, y tres individuales.
SERVICIOS: Antena parabólica, bar, restaurante, jardín, salón de conferencias...
PRECIO: Desde 60 euros | TIPO DE HOTEL: Regional | LOCALIZACIÓN: Costa
PARADORES.COM.ES | 2010 | LSSI