Parador de Olite

PARADORES >NAVARRA > ...


Parador de Olite
Olite

Plaza Teobaldos, 2
31390 Olite (Navarra)

Reservas

Olite es una ciudad con mucho de irreal. Tiene unas calles casi de cuento, unos cuantos conventos e iglesias góticas, un buen número de casas señoriales y un castillo medieval, que es su principal atractivo. Después de convertirse en parador en los años 60, invita a imaginarnos príncipes y princesas entre arcadas ojivales, bargueños y armaduras. Los espacios son grandiosos, con gruesos muros de piedra vista, blasones, tapices y otros adornos propios de la época. En las habitaciones no faltan los doseles y toda una colección de detalles historicistas.

Este es un parador que puede presumir de fantasmas. Dicen que son varios, pero el más celebrado es el de un noble medieval que estuvo preso en alguna de las celdas que hoy son habitaciones. Lo que es cierto es que el castillo ha sido uno de los más visitados por reyes y personajes ilustres.

Carlos III el Noble fue quien convirtió Olite en Capital de Navarra en 1410 e hizo de su castillo la sede de una corte donde florecía la cultura y el arte. Era además un rey a quien gustaban las obras públicas, por lo que enriqueció la ciudad y su castillo. Torres, almenas y, lo más curioso, la gran galería subterránea que comunica este palacio con el de la cercana Tafalla. Un lugar que ha sido cárcel, zoológico y parada porque ya lo dice el refrán: Olite y Tafalla, la flor de Navarra. La historia hizo que el edificio fuera decayendo desde sus tiempos de gloria en el siglo XIV hasta ser destruido en 1813 por Espoz y Mina para evitar que los franceses se atrincherasen en sus almenas.

Las crónicas hablan de las hazañas de Sancho VII El Fuerte , de Felipe II, que hizo noche en el castillo y le dedicó grandes elogios, de Alfonso XII... y, ya como parador, era frecuente la visita de Don Juan de Borbón, a quien le encantaba escaparse desde la Clínica de Pamplona para descansar en Olite.

Las habitaciones se reparten entre el antiguo palacio y un edificio anexo. Las mejores, o al menos las más suntuosas, son las del viejo edificio, con esas camas con dosel, gruesos muros y orientación a la magnífica plaza de los Teobaldos. Puestos a escoger una, podemos optar por la 108, un duplex conocido con el nombre de Teobaldos. Otra buena opción puede ser la 115, la de Agnes de Cleves, en honor a la que fue esposa del Príncipe de Viana. En ella podremos disfrutar las vistas que se perciben desde su terraza, única entre las habitaciones del parador.

Reservas

DATOS ÚTILES
HABITACIONES: 39 dobles y tres con cama de matrimonio.
SERVICIOS: Bar, acceso a Internet, antena parabólica...
PRECIO: Desde 60 euros | TIPO DE HOTEL: Castillo | LOCALIZACIÓN: Pueblo
PARADORES.COM.ES | 2010 | LSSI