Parador de Málaga Gibralfaro

PARADORES >ANDALUCÍA > ...


Parador de Málaga Gibralfaro
Málaga Gibralfaro

Castillo de Gibralfaro, s/n
29016 Málaga

Reservas

Los que construyeron el castillo de Gibralfaro sabían lo que se hacían. Fueron concretamente los árabes, aunque dicen que antes estuvieron los griegos e incluso los fenicios, realmente supieron sacar partido de un lugar inaccesible y majestuoso. Allí levantaron la fortaleza de Gibralfaro, con sus muros provistos de almenas, rodeados por hondos fosos casi imposibles de superar. Dicen que era un castillo magnífico, que en su interior tenía varios aljibes y un insondable pozo. En tiempos de Abderramán I fue remodelado, y poco a poco se fue haciendo más grande y más impresionante.

Algo muy parecido sucedió con la construcción de este parador a finales de los años 40. Un lugar impresionante con el castillo arriba y el Alcazaba abajo. Un gran balcón natural para disfrutar de la ciudad. Desde este mirador, rodeado de pinos, cipreses y palmeras, se entiende mejor lo que pasa en Málaga. La pequeña escalinata de acceso y su poderosa galería porticada de pizarra negra nos lleva a otro mundo. La vista exterior no resta valor a sus interiores. Todo es bastante sencillo y se refleja en este estilo clásico polivalente. Colores verdes, amarillos y cobrizos suavizados por una luz que atraviesa todos los espacios comunes. El bar es un buen lugar de encuentro, donde unas litografías de temática hípica crean ese ambiente british-andalusi, que tanto gusta en la Costa del Sol.

El aperitivo es un buen inicio para una buena comida en el restaurante principal, donde los platos de Bartolomé Rodríguez despiertan los instintos más gastronómicos. Puede ser por una bandeja de simple fritura o una ración de cazón en adobo, para empezar. Sin embargo, pocas cosas más delicadas vamos a encontrar que ese gazpacho de aguacate o unas finas sardinas que parecen revalorizarse en tiempos de crisis. Para cerrar, un dulce hecho con higos, un pastel de almendras o una simple chirimoya.

En las habitaciones, con tonos azules y blancos, a juego con el entorno mediterráneo y con las vistas que se contemplan desde sus terracitas. Un arco también en tonos azules separa el vestidor de la alcoba y el tono albero pone una nota de color un poco fuera de contexto ya que es un tono más sevillano que malagueño. Todo es pulcro y muy agradable, como para estar en paz con el entorno.

Reservas

DATOS ÚTILES
HABITACIONES: 33 habitaciones dobles, cinco con cama de matrimonio.
SERVICIOS: Acceso gratuito a Internet Wifi en todo el parador, aire acondicionado, antena parabólica, piscina...
PRECIO: Desde 60 euros | TIPO DE HOTEL: Moderno | LOCALIZACIÓN: Mar
PARADORES.COM.ES | 2010 | LSSI