Parador de Jarandilla de la Vera

PARADORES >EXTREMADURA > ...


Parador de Jarandilla de la Vera
Jarandilla de la Vera

Avda. García Prieto, 1
10450 Jarandilla de la Vera (Cáceres)

Reservas

La discreta Jarandilla de la Vera se ha convertido en el nido de amor de varios famosos. La Vera está de moda para Alejandro Sanz o Marta Sánchez y también para maduros urbanitas que no soportan más las prisas de una gran ciudad. Cerca de aquí se levanta el Monasterio de Yuste, lugar de descanso de Carlos V, el hombre más poderoso del mundo en el siglo XVI, que terminó en él sus días.

Jarandilla parece un lugar de cuento, de princesa retenida y caballero malvado que cae en duelo frente al príncipe valeroso. El castillo donde se levanta el parador fue construido a finales del siglo XIV y sirvió de residencia a los Condes de Oropesa. Un buen ejemplo de arquitectura militar que demostraba cómo se podían hacer castillos muy habitables. Podríamos hablar de un castillo de fin de semana , lleno de pequeños detalles. Piedras ciclópeas que forman sus muros y sus torres, con ese color tostado, un inmenso patio interior salpicado de palmeras y románticas galerías y arcos.

Curiosamente, este castillo, que uno espera encontrar en lo alto de un monte altivo y solitario, está en el mismo pueblo de Jarandilla. Esto es una gran ventaja a la hora de darse una vuelta por este interesante pueblo, pues no hay que coger el coche.

La habitación no decepciona, es cálida y se salta la norma austera de otros castillos. Aquí hay más objetos decorativos y más color. Es la hora del aperitivo. El patio pone el escenario para charlar con calma. Antes de comer, un chapuzón en la piscina. El agua cristalina refleja los naranjos y los olivos y un sol que calienta con ganas.

La Vera es una tierra fecunda y generosa. Aquí se da de todo y en cantidad, ayudados por un buen clima. De la huerta, los espárragos y las cerezas; de los ríos, las truchas y tencas y, del campo, el cabrito, el cerdo y las liebres. Se le va haciendo a uno la boca agua al leer la carta del restaurante.

Si uno es capaz de salir de los muros del parador, hay muchos sitios que ver en los alrededores, desde seguir la llamada Ruta del Emperador, con visita al Monasterio de Yuste incluida, hasta la vecina Plasencia, la Garganta de Alardos con sus piscinas naturales y un sin fin más de localidades y parajes llenos de encanto y sabor. El que no vuelve enamorado es porque no quiere.

Reservas

DATOS ÚTILES
HABITACIONES: 38 dobles, nueve con cama de matrimonio, dos con facilidades para minusválidos y tres individuales.
SERVICIOS: Antena parabólica, aire acondicionado, garaje, bar, piscina de verano, restaurante, jardín, parque infantil.
PRECIO: Desde 60 euros | TIPO DE HOTEL: Castillo | LOCALIZACIÓN: Naturaleza
PARADORES.COM.ES | 2010 | LSSI