Parador de Gijón

PARADORES >ASTURIAS > ...


Parador de Gijón
Gijón

Parque Isabel la Católica, s/n
33203 Gijón (Asturias)

Reservas

Hay que ser pragmáticos. La primera ventaja de este parador es que está en el centro mismo de Gijón, manteniendo la sensación de estar en medio del campo. Además, para la ubicación de este parador se escogió un viejo molino, que sólo podía ofrecer ocho habitaciones. Era 1968, y los trabajos se encargaron a Manuel Sáinz de Vicuña, un clásico de los arquitectos de paradores.

Casi se puede hablar de un jardín con parador, porque el Parque de Isabel la Católica es el entorno de este viejo molino, cuyas aspas eran movidas por un caudaloso arroyo que aún fluye bajo el edificio. Es un parque a la vieja usanza, con árboles centenarios, un pequeño estanque donde nadan patos, gansos y otras aves. Un entorno rural para un hotel muy urbano.

Por eso impresiona aún más todo el color rojizo del edificio principal de lo que fuera el molino. Alrededor hay unos antiguos hórreos asturianos donde se encuentran algunas de las habitaciones. Una colección de dormitorios amplios y acogedores, con suelo de madera y generosos ventanales al parque o al patio.

Al atardecer, es hora de darse un capricho en el restaurante. Sentados frente a un gran ventanal por el que entra sutilmente la luz exterior. Nunca es tarde para probar un plato de cuchara, como el pote asturiano que lleva alubias, patatas, berzas, chorizo, morcilla y tocino. Si queda sitio, una chopa a la sidra, que no se encuentra en cualquier sitio, ya que es un pescado de roca. Para acabar y morir de gusto, unas casadielles , que son hojaldres con licor y nueces.

Después, un par de vueltas al jardín para bajar la comida, un paseo hasta el Elogio al Horizonte, la obra emblemática de Chillida, en la parte alta de la ciudad, donde el silencio absoluto no existe.

Cuando llegan los calores es difícil encontrar sitio en el Molino Viejo: con la playa de San Lorenzo a cinco minutos es normal que se llene. Es una de esas playas del norte de arena blanca y fina que cambia drásticamente según la marea esté baja o alta. Tiene una parte de rocas donde los niños se pueden pasar horas buscando cangrejos y cualquier otro monstruo marino . Durante unas horas, veraneantes y lugareños comparten arena y mar. Incluso algunos recuerdan los goles de Quini en el cercano estadio de El Molinón. Por desgracia, los viejos barcos de pescadores de Cimadevilla se han transformado en yates y veleros que saben más de ocio que de pesca. Son otros tiempos.

Reservas

DATOS ÚTILES
HABITACIONES: 34 habitaciones dobles, cinco con cama de matrimonio y una individual.
SERVICIOS: Acceso gratuito a Internet Wifi en todo el parador, restaurante, bar, hilo musical, restaurante, zona de juegos infantiles, jardín.
PRECIO: Desde 60 euros | TIPO DE HOTEL: Regional | LOCALIZACIÓN: Ciudad
PARADORES.COM.ES | 2010 | LSSI