Parador de Córdoba

PARADORES >ANDALUCÍA > ...


Parador de Córdoba
Córdoba

Avda. de la Arruzafa, 37
14012 Córdoba

Reservas

La publicidad lo deja muy claro y no engaña. Quienes construyeron el parador de Córdoba tuvieron muy en cuenta todo lo que aprendimos de los árabes. Para algo estamos en lo que era la capital del Califato, la ciudad más importante de su época a la que acudían los sabios de todo el mundo. Por algo también todo el mundo reconocía que su mezquita no tenía rival en el mundo islámico occidental y hasta competía con la gran mezquita de Damasco.

En el parador de Córdoba se aplican esos principios de la sabiduría árabe que consiguen crear un clima fresco en los más que tórridos veranos cordobeses a base de buscar emplazamientos elevados en las faldas de las serrarías y de envolver los edificios entre jardines, fuentes y estanques. Es una sensación de bienestar que ni los diseñadores más modernos han conseguido superar.

En una ciudad tan llena de historia como Córdoba, sorprende encontrarse con un parador de nueva planta, moderno, con varias alturas. No está en el centro histórico, sino a las afueras de la ciudad, en un paraje cargado de historia porque ocupa el lugar en el que estuvo el palacete de verano de Abderramán I.

Es uno de esos paradores del modelo oasis-mirador, que además de ofrecer una buena panorámica permite descansar a casi cuatro grados menos que en el centro.
El poderoso edificio de ladrillo rojo tiene adosado un centro de convenciones de apariencia todavía más moderna, blanco y con enormes cristaleras. Así se ha conseguido incorporar una serie de salones con la última tecnología.

Por dentro el parador sigue siendo fresco, ayudado por el aire acondicionado, pero también por los suelos de mármol blanco y el encadenamiento de espacios amplios y luminosos. Por supuesto, no se ha caído en la fácil tentación de decorarlo con estilo arabesco, que sería comprensible en una ciudad de califas. También el turista tiene que descansar de vez en cuando de la saturación de celosías, mocárabes, macetas con geranios, azulejos, dovelas rojas y blancas. Por ello se ha preferido una decoración mucho más clásica. Buenas tapicerías, sillones de mimbre con estilo y algunas camas con cabecero de semidosel.

El edificio incluye algunas piezas modernas y hasta rompedoras, como el ascensor de cristal redondo que sube a la parte superior y varios sofás bien dispuestos frente a los ventanales que asoman al verde de los alrededores. Por eso se agradecen tanto las terracitas de las habitaciones, con sus sillones de mimbre para tomarse un refresco mientras se contempla, allá abajo, la piscina.

Reservas

DATOS ÚTILES
HABITACIONES: 82 dobles, 4 con cama de matrimonio, 6 con salón y 2 individuales.
SERVICIOS: Acceso gratuito a Internet en todo el parador, aire acondicionado, antena parabólica...
PRECIO: Desde 60 euros | TIPO DE HOTEL: Moderno | LOCALIZACIÓN: Campo
PARADORES.COM.ES | 2010 | LSSI