Parador de Cangas de Onís

PARADORES >ASTURIAS > ...


Parador de Cangas de Onís
Cangas de Onís

Villanueva
33550 Cangas de Onís (Asturias)

Reservas

Asturias ha logrado hacer de su naturaleza uno de sus mayores patrimonios. Aquellas duras jornadas de Don Pelayo que, espada en ristre, se lanza contra el invasor para luego poder decir aquello de «Asturias es España y lo demás tierra reconquistada» se han convertido en días de merienda y risas sobre la hierba en un prado o jornadas de kayak por las aguas del Sella. Buena vida, algo de deporte y muchas ganas de disfrutar de un entorno natural único.

Las crónicas cuentan que fue Alfonso I el Católico, en el siglo VIII, quien asumió la responsabilidad de construir este convento con aires de fortaleza. Eran años de espada y cruz para combatir al impío sarraceno. Hoy las necesidades son otras. El antiguo monasterio de la orden de San Benito es un lugar donde perderse un fin de semana entre muchas dosis de tranquilidad y un paisaje más dramático que bucólico. El cliente abre la ventana de su habitación y tiene donde elegir: los Picos de Europa o el río Sella. Las montañas perpetuas y el río siempre en movimiento.

Éste es un parador siempre muy cotizado por los más jóvenes, que no quieren renunciar al lujo y comodidad después de pasar el día trotando montes, y grupos que van de peregrinaje al Santuario de Covadonga. A nivel arquitectónico, hay que reconocer el buen trabajo del arquitecto Mariano Martitegui Cáceres, que tiene mucho de artesano. ¡Qué bien conservado está el monasterio! Incluso en la planta de abajo se pueden ver restos de las excavaciones que se hicieron y en donde se encontraron objetos de arte que allí se exponen, visita de museo y alojamiento todo en uno. Un hotel puede ser algo vivo y aquí se demuestra.

Del monasterio se conserva también el claustro, que es de los de dos pisos alrededor de un patio de piedra. En los pasillos del claustro se hace mucha vida, ya que está surcado de rinconcitos con muebles de forja y mullidos cojines donde leerse un buen libro, planear la excursión del día siguiente o simplemente contemplar la lluvia contra los cristales. Cómo le hubiera venido a los monjes benedictinos haber tenido esos cristales en los arcos del claustro.

Tampoco les hubiera parecido mal el tema de las mullidas camas o la transformación en los fogones de la cocina. Y es que este parador es un mimo para los sentidos. Las habitaciones se reparten entre el monasterio y un edificio anexo más moderno, que se conectan por un pasillo acristalado a modo de invernadero por estar lleno de plantas. Hay que levantarse con tiempo para disfrutar a tope del desayuno, no hay que cortarse y probar un buen queso asturiano de los que tienen el sabor tan intenso como fuerte es su olor. Una copa de cava para acompañar los huevos revueltos, un plato de fruta para quienes les va lo light ... Las posibilidades son interminables.

Reservas

DATOS ÚTILES
HABITACIONES: 53 habitaciones dobles, nueve con cama de matrimonio y dos individuales.
SERVICIOS: Acceso gratuito a Internet Wifi en todo el parador, aire acondicionado, antena parabólica, ascensor, bar.
PRECIO: Desde 60 euros | TIPO DE HOTEL: Convento | LOCALIZACIÓN: Campo
PARADORES.COM.ES | 2010 | LSSI