Parador de Bielsa

PARADORES >ARAGÓN > ...


Parador de Bielsa
Bielsa

Valle de Pineta, s/n
22350 Bielsa (Huesca)

Reservas

En pleno invierno, frente a la cálida chimenea del parador de Bielsa, se conversa bien y, si es con un chocolate caliente o una copa, todavía mejor. Entre confidencias e historias de montaña, se agradecen los cálidos suelos de madera, los techos abuhardillados y las paredes forradas también de madera de este parador. Si no fuera por sus dimensiones, el de Bielsa podría ser una típica casa de montaña, forrada de calidez por dentro y de piedra y pizarra por fuera. Un refugio de mochileros de lujo... Andar, escalar, subir o bajar... Aquí todo es acción.

Es cierto que tiene un aire un tanto serio y sobrio. Pero así son los recios valles del Pirineo Central, adornados con unos paisajes inmejorables. Primaveras explosivas y otoños salvajes. No debemos esperar grandes lujos, pero sí numerosos y cálidos detalles, como los cuartos de baño con hidromasaje y una colección de amenities dignas del cliente más exigente. Las vistas son gratis... hasta para los que no se alojan y acuden a disfrutar de un simple chocolate caliente. Incluso en los días más fríos hay algunos que se quedan horas y horas en la terraza que se asoma sobre las cascadas del nacimiento del río Cinca.

Hay que pedir, si se puede, la habitación que llaman Balcón de la Pineta. La libertad va más allá de sus 70 metros cuadrados repartidos en varias estancias. Las amplias ventanas sobre el tejado nos permitirán contemplar el Circo de Pineta y el macizo de Monte Perdido, casi como si estuviésemos allí, pero mucho mejor: más calientes y cómodos. Un jacuzzi con hidromasaje y una cabina de hidrosauna para nosotros solitos completa los lujos de este balcón privado sobre los Pirineos. Desde aquí el cielo parece estar más cerca.

Lejos de ser un simple refugio para esquiadores, Bielsa es un parador multitemporal, perfecto para ir en familia. Siempre se puede ir en grupo hasta la ermita de la Pineta, que es la excursión perfecta para todos los públicos. Además de la chimenea y de los confortables rincones de las habitaciones, el espacio más concurrido y cálido es el restaurante. Básicamente, es un comedor típico pirenaico, donde se sirven los platos más conocidos del Sobrarbe. No es un lugar para andar con tonterías. La cocina es contundente y energética, de cuchara y pan, como dicen los paisanos de la tierra. Algunas ideas pueden ser sus sopas de pan con ajo, gallina en pepitoria, ajo arriero, bacalao ainsetano o cordero y conejo en salsa de chocolate. Y eso sin contar con los platos más propios de la tierra, como los boliches del Pilar (pequeñas judías blancas) fritas después de cocidas que se sirven con morcilla de Huesca. Para cerrar, unos vinos del Somontano, que la bodega tiene buena oferta, y una buena colección de los quesos de Tronchón. No importa que el tiempo no acompañe fuera. En los días de frío, nieve o lluvia, la sobremesa puede alargarse, que mañana será otro día...

Reservas

DATOS ÚTILES
HABITACIONES: 25 habitaciones dobles, cinco con cama de matrimonio y ocho con salón.
SERVICIOS: Antena parabólica, ascensor, bar...
PRECIO: Desde 60 euros | TIPO DE HOTEL: Rústico | LOCALIZACIÓN: Montaña
PARADORES.COM.ES | 2010 | LSSI