Parador de Ayamonte

PARADORES >ANDALUCÍA > ...


Parador de Ayamonte
Ayamonte

Avenida de la Constitución, s/n
21400 Ayamonte (Huelva)

Reservas

Hasta que construyeron el puente y la autovía que enlazan España y Portugal por la Costa de la Luz éste era un punto final. El Guadiana separaba casi dos mundos. Ayamonte a un lado y Vila Real de Santo Antonio al otro. Ahora nada nos diferencia de los vecinos portugueses y sólo nos separa una colección de tópicos. Y es estupendo: es como estar de vacaciones en dos países a la vez. En Ayamonte se vive una nueva Edad de Oro para los que apuestan por vivir bien.

El de Ayamonte es un parador moderno y panorámico a las afueras de la ciudad y con unas vistas magníficas sobre la desembocadura del río Guadiana, sobre lo que era un viejo torreón de defensa. Un lugar privilegiado para los que gustan de esta comarca. Las distintas ampliaciones le han dado al edificio un aire poliédrico, cargado de elementos matemáticos, que quedan a un lado por los atractivos de la zona como sus cercanas playas de arena. Para muchos, un tanto extrañas por cómo el río las va formando cuando llega a su fin, como si dejara la arena perezosamente y sin fuerzas, a modo de jirones antes de llegar al mar.

Esas barras de tierra son las que se han puesto de moda como Isla Canela o Isla Cristina, con esos larguísimos kilómetros de playas blancas que le dan a uno la sensación de estar en el Caribe, lejos de la vieja Europa. Todas las habitaciones son una borrachera de luz, sobre todo al atardecer, cuando una bola de fuego cae sobre el Guadiana. El gran lujo de este moderno parador son pues sus vistas, la proximidad de las playas y, sobre todo, la luz. Estamos en un parador para ir de vacaciones, que comparte estilo con otros muchos hoteles de costa, pero con ese inconfundible estilo de marca. Moderno, sin escatimar en los espacios, sobre todo en las zonas comunes, donde unos amplios sofás invitan a tumbarse y hacerse el remolón. En el exterior, un jardín con palmeras y pinos da una sensación de frescor y una piscina nos permite darnos un chapuzón antes de un generoso desayuno.

El joven Cristóbal García ha creado un pequeña revolución en la cocina con sus almejas en salsa marinera con cardillos o la trancha de raya con salsa de pimentón ayamontina. La gamba blanca es casi una obligación. Para postre, la coca con almendras. Aunque la playa nos atrae con un poder irresistible, hay que darse un paseo por Ayamonte, frontera de toda la vida con Portugal cuando había fronteras. Es un pueblo bonito, de esos que conservan la tradición marinera, de casas blancas ribeteadas con el clásico amarillo albero reflejándose en las aguas del río. Te contarán que fue el puerto que más vecinos aportó a la conquista de América (pilotos, marineros, religiosos, comerciantes), pero sobre todo te hablarán del que descubrió el tabaco, Rodrigo de Xeréz, que hasta que se impusieron las restricciones al fumar, era casi héroe nacional. Fue acusado por su propia mujer de echar «el demonio por la boca y la nariz» y por ello la Inquisición le encerró durante 10 años. Todavía no hemos llegado a estas penas por fumar, pero ¿quién sabe?

Reservas

DATOS ÚTILES
HABITACIONES: 32 dobles (cuatro con cama de matrimonio) y 18 con salón.
SERVICIOS: Antena parabólica, bar, jardín, restaurante, piscina de temporada...
PRECIO: Desde 60 euros | TIPO DE HOTEL: Moderno | LOCALIZACIÓN: Naturaleza
PARADORES.COM.ES | 2010 | LSSI