Parador de Alcañiz

PARADORES >ARAGÓN > ...


Parador de Alcañiz
Alcañiz

Castillo Calatravos, s/n
44600 Alcañiz (Teruel)

Reservas

¿Alcañiz? Sólo el nombre llena la boca. Un nombre que suena a tradición moruna, a Reconquista, a Guerra de Sucesión y también de Independencia. Carlistas, ingenieros y poetas, para un pueblo que siempre ha estado orgulloso de su historia. Lo que los romanos conocían como Ercáviga es uno de los lugares más deliciosos para pasar un buen fin de semana. Desde la Plaza de los Almudines hasta La Colegiata. Desde de La Lonja hasta Casa Ardid, callejuela hacia arriba y llegamos a la Iglesia del Carmen. Todavía quedan unos repechos hasta llegar al parador, también conocido como el Castillo de la Concordia.

Aquí, cada uno ha dejado lo suyo. El hotel domina el paisaje del Maestrazgo con soberbia, rivalizando sólo con la Colegiata, casi catedral, que, abajo, en el pueblo, sobresale con contundencia sobre el resto de los tejados. Una lucha de poderes que ahora el turismo resuelve y aprovecha. La historia se respira en cada piedra y en cada detalle del parador. Por allí pasaron Fernando el Católico, Carlos I, El Tigre del Maestrazgo, famoso por sus escaramuzas carlistas, y el mismísimo Jovellanos. El edificio, magníficamente restaurado, conserva la Torre del Homenaje, el campanario-sacristía y la parte reconvertida en palacio aragonés del siglo XVIII. Los amigos del historicismo están felices.

En el interior, hay murales góticos y un sepulcro plateresco, que se han combinado con tapicerías de tonos rojizos, ocres y verdes, vigas de madera de roble y un conjunto de detalles, para no distraernos del juego de sentirnos por un momento como los poderosos caballeros medievales que en otro tiempo dominaron el Maestrazgo. Por supuesto, la Cruz de Calatrava preside muchos de los salones. Aquí no caben los flirteos con la vanguardia, y es mejor así. Un lugar cinematográfico, que por algo Luis Buñuel es de la tierra. Para suavizar el rigor de los calatravos, un plácido jardín pone un toque de verdor y frescura, que el verano en Alcañiz puede ser muy duro. Del invierno, mejor no hablar porque no vamos a encontrar un lugar mejor para probar la calidad de nuestras prendas de abrigo. Este es un lugar duro, pero noble de paisaje, de clima y de carácter. Una tierra que hace de tocar el tambor sin descanso una de sus fiestas principales.

Reservas

DATOS ÚTILES
HABITACIONES: 28 acogedoras habitaciones dobles, siete con cama de matrimonio y dos individuales.
SERVICIOS: Salón de conferencias, jardín, restaurante, ascensor, aire acondicionado...
PRECIO: Desde 60 euros | TIPO DE HOTEL: Castillo | LOCALIZACIÓN: Campo
PARADORES.COM.ES | 2010 | LSSI